El melón (Cucumis melo) es una planta herbácea de tallos rastreros. Se cultiva por su fruto, una baya grande muy apetecible en verano por su gran contenido de agua y de sabor dulce.
La planta posee tallos blandos y pilosos que crecen a ras de suelo. Las flores son amarillas y las hay masculinas, femeninas y hermafroditas. Es una especie extraordinariamente polimorfa tanto en el tipo de fruto como en la pulpa.

El color del fruto va de blanco a verde muy oscuro pasando por amarillo, escriturado, manchado (El Piel de Sapo español).La forma del fruto va desde esférica hasta elipsoidal. Su tamaño es dependiente de la variedad y de las condiciones de cultivo. De este modo, hay melones pequeños que pesan alrededor de 400 g y otros muy grandes que pueden pesar hasta 10 Kg.

La pulpa es aromática, con textura suave y diferentes colores: amarillo, verde, rosado y tonos intermedios.

CONSEJOS GENERALES PARA EL CULTIVO DEL MELÓN

  • Se siembra de Enero a Mayo según el ciclo deseado y la zona de cultivo.
  • Puede hacerse directamente en el suelo y después aclarar o en bandejas para su posterior trasplante cuando tengan 2-3 hojas.
  • Elegir parcelas bien drenadas y sanas.
  • No repetir el cultivo de melón en la misma parcela hasta pasados 3 años.
  • Se recomienda el riego por goteo.
  • Se gana precocidad y producción con acolchado plástico o tunelillos.
  • Estar atentos a los problemas fitosanitarios, principalmente oidio, araña y fusarium.
  • Recolección a partir de Junio en las zonas más precoces.
  • Conseguiremos más dulzura en los frutos escogiendo suelos profundos que no haya que regar mucho.
  • No tiene excesiva conservación, pero hay tipos como el Tendral que pueden conservarse.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies